Mi experiencia con controlador de versiones.

Muchas veces no entendemos la importancia de utilizar un control de versiones para nuestro proyecto hasta que te encuentras en alguna empresa donde pasan de usarlo y es cuando conoces “el lado oscuro”.

Desde mi punto de vista el trabajar solo en un proyecto trae menos complicaciones ya que no tienes el inconveniente de estar compartiendo modulo con alguien y evitas hacer el “merge de la muerte”, donde al no existir un control de versiones se tiene que hacer todo a mano y con la expectativa de que nada funcione por alguna línea faltante. Además de que al tenerlo almacenado únicamente en el disco duro de la maquina ocasionara que cualquier tipo de fallo en el mismo te haga perder meses de trabajo.

Mi experiencia con un proyecto sin control de versiones fue de lo más estresante y decepcionante que me pudo pasar, era una pesadilla llegar y adaptar los cambios que hicieron los demás para trabajar todos partiendo desde el mismo punto. En este caso en especifico al ser una aplicación de escritorio cuando se ponía en producción y el cliente pedía algún cambio, había que actualizar maquina por maquina haciendo una transferencia de archivos donde si llevaba el 99% y había problemas con el internet se volvía en un tiempo perdido puesto que se tenía que volver a realizar la transferencia haciendo tedioso el poder unificar las versiones.

En cambio, en otro proyecto orientado a web donde se trabaja en conjunto, se hacía mucho más fácil ya que con la ayuda de un control de versiones solo se crea una Branch para poder trabajar en tu modulo asignado sin afectar el código de los demás. Posteriormente con los “code-reviews” se le daba una mejora ya sea de sintaxis o de lógica para después integrarlo sin complicaciones a la Branch principal y así obtener un control total más fácil sobre el código a las exigencias de la empresa.

En conclusión, no importa si tu proyecto es grande o pequeño deberías siempre usar un control de versiones por tu salud y por la de tus colaboradores.